P. René Butler MS - 4to Domingo de Adviento -...
Isabel y María y Nosotros (4to Domingo de Adviento: Miqueas 5:1-4; Hebreos 10:5-10; Lucas 1:39-45) Las primeras líneas de la profecía de Miqueas acerca de Belén, en la primera lectura de hoy, son mejor conocidas por ser el texto citado... Czytaj więcej
P. René Butler MS - 3rd Domingo de Adviento - La...
La Misión de la Alegría (3rd Domingo de Adviento: Sofonías 3:14-18; Filipenses 4:4-7; Lucas 3:10-18) Hoy es el Domingo de Gaudete (Alégrense), es por eso que no nos sorprende escuchar a Sofonías decirle a Jerusalén, y a... Czytaj więcej
Madagaskar - Capítulo
Madagaskar – Capítulo Provincial Capítulo Provincial: 10-14 de novembro de 2021 Novo Conselho Provincial: Pe. Bertrand Ranaivoarisoa, superiore provincial (no centro) Pe. Gérard Ramaroson, vigário provincial (para a esquerda) Pe.... Czytaj więcej
P. René Butler MS - 2do Domingo de Adviento - De...
De la miseria a la gloria (2do Domingo de Adviento: Baruc 5:1-9; Filipenses 1:4-6, 8-11; Lucas 3:1-6) El inicio del texto de Baruc para hoy, es maravilloso: “Quítate tu ropa de duelo y de aflicción, Jerusalén, vístete para siempre... Czytaj więcej
prev
next

Santuários mais visitados

P. René Butler MS - 32do Domingo Ordinario - La Última Medida Completa

La Última Medida Completa

(32do Domingo Ordinario: 1 Reyes 17:10-16; Hebreos 9:24-28; Marcos 12:38-44)

“¡Toma, hijo mío, come pan este año ¡porque no sé quién podrá comer el año que viene si el trigo sigue así!” Cuando la Bella Señora hizo que Maximino recordara aquellas palabras dichas por su padre, el niño lo admitió sencillamente, “Oh sí, Señora, ahora me acuerdo. Hace un rato, no me acordaba”.

María se apareció ante un pueblo a quien se agotaban sus últimas reservas de trigo, de papas, de uvas y de nueces, y que enfrentaba el hambre que se aproximaba. Pero su fe era débil, y no sabía a quién recurrir.

Tal era la situación de la viuda de la primera lectura. Pero su confianza en la promesa del profeta le sirvió de inspiración para entregarle su última porción de comida. En el Evangelio, también, otra viuda, de cuya historia no sabemos nada, colocó en el tesoro del templo todo lo que tenía para vivir; Jesús dirigió la atención de sus discípulos hacia ella, mostrando el valor de la verdadera generosidad inspirada en la fe.

En la segunda lectura el autor escribe de Cristo: “Ahora Él se ha manifestado una sola vez, en la consumación de los tiempos, para abolir el pecado por medio de su Sacrificio”. Este es el Jesús que María nos da a conocer en La Salette: es su Hijo, aquel que nos entrega la última y completa medida de su amor, el precio de nuestra redención.

El crucifijo nos llama a hacer lo mismo, a dar, no de lo que nos sobra, sino generosamente, de nuestros recursos, tiempo o talentos. Mientras más nos damos cuenta de lo que recibimos, más debemos estar dispuestos a compartir. En Lucas 6:38, Jesús dice, “La medida con que ustedes midan también se usará para ustedes”.

Puede ser que no tengamos ninguna de estas cosas para dar. Pero compartimos en el sacerdocio de Cristo, y en la Eucaristía ofrecemos lo que él mismo ofrece.

Siempre hay algo que podamos hacer. Veamos el Salmo de hoy. Entre las obras misericordiosas de Dios, encontramos: “El Señor mantiene su fidelidad para siempre... el Señor ama a los justos”. Podemos promover actitudes de confianza, rezando por aquellos que sirven a los demás. Podemos perdonar y recibir perdón.

Puede que no tengamos que darlo todo hasta la última medida. María con sus ruegos nos llama a someternos a su Hijo, y a confiar en su promesa de cosechas copiosas y abundante misericordia. ¿Qué valor le damos a todo aquello?

Traducción: Hno. Moisés Rueda, M.S.

Print Friendly, PDF & Email
Sign in with Google+ Subscribe on YouTube Subscribe to RSS Upload to Flickr

Login >>> ELENCHUS

Go to top