Madagáscar - novo bispo
No dia 11 de novembro, festa de São Martinho de Tours, o Santo Padre Francisco nomeou bispo de Ambanja, diocese do noroeste do país, nosso coirmão Pe. Donatien Francis Randriamalala, da Província de Madagascar. Esta eleição... Czytaj więcej
Novo reitor no Santuário
A 29 de Dezembro de 2022, houve uma mudança de reitor no Santuário de La Salette.Após seis anos, o Pe. Antoni Skałba MS (província polaca) terminou o seu ministério.O novo reitor é o padre Daniel Ramanantsitohaina MS... Czytaj więcej
Carta do Superior Geral
Santo Natal 2022 Feliz Ano Novo 2023 Queridos irmãos, "O povo que andava nas trevas viu uma grande luz; sobre aqueles que habitavam uma região tenebrosa resplandeceu uma luz." (Is 9,1) Estas palavras do profeta Isaías, que leremos na Missa da... Czytaj więcej
Carta do Superior Geral
Santo Natal 2022 Feliz Ano Novo 2023 Queridos irmãos, "O povo que andava nas trevas viu uma grande luz; sobre aqueles que habitavam uma região tenebrosa resplandeceu uma luz." (Is 9,1) Estas palavras do profeta Isaías, que leremos na Missa da... Czytaj więcej
prev
next

Santuários mais visitados

P. René Butler MS - 32do Domingo Ordinario - Aguardando con segura esperanza

Aguardando con segura esperanza

(32do Domingo Ordinario: 2 Macabeos 7:1-2,9-14; 2 Tesalonicenses 2:16-3:5; Lucas 20:27-38)

Las lecturas de este fin de semana siguen de cerca la Solemnidad de Todos los Santos y La Conmemoración de todos los fieles difuntos (día de las Almas). Por lo tanto parece ser el tiempo propicio para hablar de la resurrección y de la virtud teologal de la Esperanza.

En la primera lectura escuchamos parte del relato de una madre que fue testigo de la tortura y de la muerte de sus siete hijos, antes de ser ejecutada ella misma, por rehusarse a comer cerdo. El cuarto hijo expresó su motivación: “Es preferible morir a manos de los hombres, con la esperanza puesta en Dios de ser resucitados por Él”.

La queja de María en La Salette por la gente que va a la carnicería en Cuaresma contrasta severamente con la fe por la que aquellas personas valientes entregaron sus vidas. Ellas nos inspiran admiración. Sin embargo, ¿hasta qué punto estaríamos dispuestos nosotros a imitarlas en situaciones similares? Nuestra propia razón nos pone en oración para que nuestra fe nunca tenga que ponerse a prueba de semejante manera.

Pablo les recuerda a los tesalonicenses que Dios “nos amó y nos dio gratuitamente un consuelo eterno y una feliz Esperanza”, y “los fortalecerá y los preservará del Maligno”.

En el evangelio, Jesús insiste en la resurrección. Este se refleja en la conclusión del Credo Niceno: “Espero la resurrección de los Muertos y la vida del mundo futuro”.

Es fácil imaginarlo, en La Salette, las lágrimas de la Bella Señora fluyeron de manera más abundante cuando ella habló de los niños de menos de siete años que morirían en los brazos de las personas que los sostengan. Ella sabía por experiencia dolorosa propia, que sus madres sufrirían. Pero si su pueblo se negaba a volver a Dios, ¿dónde encontraría la esperanza necesaria para mirarlos en aquellos momentos de dolor?

El crucifijo que María llevaba brillaba con luz enceguecedora. Pero no nos olvidemos que la cruz, un instrumento de muerte, fue primero y ante todo un medio cruel de prolongar y agravar la muerte por medio de la tortura y de la humillación. Y aun así se convirtió en nuestra principal fuente de esperanza.

Jesús vendrá, como decimos en el Credo, para juzgar a los vivos y a muertos. Que podamos ser hallados esperando en la esperanza segura de la resurrección.

Traducción: Hno. Moisés Rueda, M.S.

Print Friendly, PDF & Email
Sign in with Google+ Subscribe on YouTube Subscribe to RSS Upload to Flickr

Login >>> ELENCHUS

Go to top