Lo que el Señor necesita

(Domingo de Ramos: Lucas 19:28-40; Isaías 50:4-7; Filipenses 2:6-11; Lucas 22:14 a 23-56)

Siguiendo las instrucciones de Jesús, sus discípulos, cuando les preguntaron por qué estaban llevándose al asno, respondieron, “El Señor lo necesita”.

¿Qué es lo que el Señor necesita de nosotros? En primer lugar y, ante todo, a nosotros mismos.

Cuando Nuestra Señora de La Salette les dijo a Maximino y a Melania, “Háganlo conocer” ¿acaso no les decía “El Señor los necesita”? Ellos, y nadie más, fueron elegidos para ser los primeros en anunciar el mensaje saletense de conversión y reconciliación.

¿Qué recurso, don, o talentos necesita de nosotros el Señor? Para cada uno será distinto, pero hay mucho que tenemos en común. Por ejemplo, todos recibimos el Cuerpo de Cristo en la Eucaristía. ¿Cómo entonces lo llevamos a nuestro mundo personal de familia, amistades, comunidad o cuando es posible, más allá?

Algunos de los Fariseos pensaron que la multitud que aclamaba a Jesús ya estaba sobrepasando los límites. El respondió, “¡Si ellos callan, gritarán las piedras!” Encontramos en La Salette una similar predicción extravagante: “Las piedras y las rocas se transformarán en montones de trigo”, proclamando, por así decirlo, la misericordia de Dios por aquellos que vuelven a él.

No hay tiempo para quedarse callado. El Señor necesita de nuestra voz, y nos dará a cada uno nuestra propia “lengua de discípulo” (primera lectura), para profesar la gloria de Dios y hacer nuestras las palabras del Salmo de hoy: “Yo anunciaré tu Nombre a mis hermanos, te alabaré en medio de la asamblea”.

Para muchos de nosotros, esto no será fácil, especialmente si vivimos en una sociedad que es indiferente y hasta hostil a nuestra fe.

En este contexto pongamos en consideración lo que Jesús le dijo a Pedro. “Simón, Simón, mira que Satanás ha pedido poder para zarandearlos como el trigo, pero yo he rogado por ti, para que no te falte la fe. Y tú, después que hayas vuelto, confirma a tus hermanos”.

Sabemos que el coraje de Pedro falló en un momento crítico, pero no su fe. Sin poner excusas a su cobardía, regresó y en los Hechos de los Apóstoles proclamó con intrepidez las Buenas Nuevas y guió los primeros pasos de la Iglesia. El Señor lo seguía necesitando, como sigue necesitando de nosotros – ¡que glorioso y humilde pensamiento! – para fortalecer en la fe a nuestros hermanos y hermanas.

Traducción: Hno. Moisés Rueda, M.S.

¿No se dan cuenta?

(5to Domingo de Cuaresma: Isaías 43:16-21; Filipenses 3:8-14; Juan 8:1-11)

La mujer en el Evangelio de hoy era culpable. La ley la condenaba a muerte. Cualquier muestra de arrepentimiento no le serviría de nada.

EL pueblo judío, al que Isaías le habla en la primera lectura, se encontraba en el exilio a causa de sus muchos pecados. ¡Si tan sólo hubieran sido capaces de recordar su deuda con Dios por haber liberado a sus ancestros de la esclavitud y haberlos hecho atravesar el Mar Rojo!

Pablo se dio cuenta demasiado tarde “del inapreciable conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor”. Nunca pudo deshacer el daño que había causado al perseguir a la Iglesia.

Muchos cristianos en 1846 se habían olvidado de la historia de su salvación. El Hijo de Dios, por amor al mundo, se entregó a sí mismo a la muerte. Pero igualmente algunos invocaban su nombre solamente cuando maldecían las papas podridas y el azote del hambre que amenazaba.

Hacía falta una Bella Señora que los llevara de regreso a una vida de fe. Sí, sus palabras eran reproches, pero ella no vino a condenar a su pueblo. Una alternativa al castigo estaba disponible.

Pablo debió sufrir mucho por la causa de Cristo. Aquello no era un castigo. El halló plenitud en “participar de sus sufrimientos, hasta hacerme semejante a él en la muerte”.

Isaías le dio seguridad a su pueblo al decirles que una señal aun mayor que la del paso del Mar Rojo le aguardaba, y más pronto de lo que pensaban. “Ya está germinando, ¿no se dan cuenta?”

Bastante más destacable es el resultado en el caso de la mujer en el Evangelio. No solamente era algo inesperado, ¡era imposible! Jesús está diciendo, en efecto, “Yo estoy haciendo algo nuevo, algo nunca antes visto, algo revolucionario. ¿Pueden percibir esto?”

La Salette nos ayuda a ver esta gran maravilla, no solamente para aplicarla a nosotros mismo mientras nos esforzamos por vivir vidas reconciliadas, sino también para adoptarla como una metodología al interactuar con el mundo moderno.

Isaías, Pablo, María y especialmente Jesús nos invitan a tener un corazón bien dispuesto a la conversión. No pospongamos aquel momento en que escucharemos aquellas dulces palabras, “Yo tampoco te condeno”.

Traducción: Hno. Moisés Rueda, M.S.

Resplandecientes

(4to Domingo de Cuaresma: Josué 5:9-12; 2 Corintios 5:17-21; Lucas 15:1-3, 11-32)

“Miren hacia él y quedarán resplandecientes”. Estas palabras en el Salmo de hoy se refieren al Señor, pero podemos aplicarlas al hijo pródigo. Al ver a su padre, se vio revestido con los más finos atuendos, un anillo en su dedo, sandalias en sus pies.

En pleno tiempo penitencial de Cuaresma, la Iglesia nos da el Domingo del Laetare (alégrate). Además de las referencias específicas a la alegría en el Salmo y en el Evangelio, las lecturas están llenas de razones para celebrar.

En la primera lectura, Dios le dice a su pueblo, “Hoy he quitado de encima de ustedes el oprobio de Egipto”. Han atravesado el Jordán y ahora celebrarán su primera Pascua en la tierra prometida. Por fin son un pueblo verdaderamente libre.

San Pablo habla de la reconciliación con entusiasmo, la cual es obra de Dios, y que estamos llamados a aceptar. En nuestras relaciones interpersonales con otros, sabemos cómo es la reconciliación, cuando el ofensor y el ofendido son capaces de mirarse con felicidad y reconocer la “nueva creación” del amor restaurado.

Más jubilosa todavía es la reconciliación a la cual la Bella Señora de La Salette nos invita. Al confiar su mensaje a Melania y Maximino ya nosotros, ella nos convirtió en embajadores de Cristo. Podemos proclamar ante todos que Dios, “no teniendo en cuenta los pecados de los hombres”, les ofrece la oportunidad de volver a él humildemente y a estar en una correcta relación con él.

¿Acaso no se trata de eso el relato del hijo pródigo? “Cuando todavía estaba lejos, su padre lo vio y se conmovió profundamente, corrió a su encuentro, lo abrazó y lo besó”.

Podríamos detenernos aquí, y esta reflexión estaría ya completa. Pero permítanme usar el espacio sobrante para un par de pensamientos adicionales.

Regocijémonos porque, en la Vigilia Pascual, miles llegarán a ser una nueva creación por medio de las aguas del bautismo y de la unción con el aceite sacro de la confirmación y por el derramamiento de los dones del Espíritu Santo.

Procedamos como dice el padre, “Que haya fiesta y alegría”por cada alma que se salva, por cada pecador (nosotros incluidos) que se reconcilia con Dios, porque aquel “estaba muerto y ha vuelto a la vida, estaba perdido y ha sido encontrado”.

Traducción: Hno. Moisés Rueda, M.S.

Un Dios, un pueblo

(3er Domingo de Cuaresma: Éxodo 3:1-15; 1 Corintios 10:1-12; Lucas 13:1-9)

La parábola de la higuera de hoy se encuentra solamente en el Evangelio de Lucas. Sin embargo, no nos equivocaremos si le encontramos un paralelo con La Salette. Como el hortelano tratando de salvar el árbol, la Bella Señora se presenta a sí misma como la que reza sin cesar por su pueblo.

En la primera lectura, Dios dice: “Yo he visto la opresión de mi pueblo, que está en Egipto, y he oído los gritos de dolor, provocados por sus capataces. Sí, conozco muy bien sus sufrimientos. Por eso he bajado a librarlo”. María fue testigo del pecado de su pueblo – en particular de los gritos y de las quejas mezclados con el nombre de su Hijo – sino también de su sufrimiento. Ella bajó para traer el remedio para ambos casos.

San Pablo escribe acerca de “nuestros padres” en camino hacia la tierra prometida. Concluye: “Muy pocos de ellos fueron agradables a Dios, porque sus cuerpos quedaron tendidos en el desierto. Todo esto aconteció simbólicamente para ejemplo nuestro, a fin de que no nos dejemos arrastrar por los malos deseos, como lo hicieron nuestros padres. No nos rebelemos contra Dios, como algunos de ellos”.

Por aquel entonces, pocos o ninguno de los cristianos creyentes de Corinto tenían ascendencia judía, y lo mismo es cierto en nuestro caso. Pero nuestra herencia cristiana incluye el Antiguo Testamento, y en otros lugares Pablo dice claramente que nosotros somos hijos de Abraham.

Por lo tanto, nosotros somos el único pueblo escogido del único Dios verdadero, cuyo nombre infinitamente misterioso es “YO SOY”. ¿Qué clamor nuestro él escucha hoy? ¿Andamos quejándonos, o nos volvemos hacia el Señor en oración? ¿Aprovechamos bien del alimento espiritual y de la bebida espiritual que él nos ha dado?

Las buenas noticias vuelan, se dice. Puede que sea cierto, pero las malas noticias atraen más la atención. El Evangelio de hoy menciona dos acontecimientos trágicos. La respuesta de Jesús es, “Si ustedes no se convierten, todos acabarán de la misma manera”.

Aquel dicho puede parecer insensible, pero refleja la urgencia de la misión de Jesús. Así, también en La Salette, María comenzó su discurso con las palabras, “Si mi pueblo no quiere someterse”. Ella debía causar un impacto.

Sin embargo, en ambos casos, queda un amplio margen para la esperanza. Entonces, vayamos de nuevo al Señor con la oración inicial de la Misa de hoy: “Levanta con tu misericordia a los que nos sentimos abatidos por nuestra conciencia”.

Traducción: Hno. Moisés Rueda, M.S.

¿Cristianos modelo?

(2do Domingo de Cuaresma: Génesis 15:5-18; Filipenses 3:17—4:1; Lucas 9:28-36)

¿Quién de nosotros sería tan atrevido como para presentarse a sí mismo como modelo de fe y de vida cristiana? Y sin embargo San Pablo lo hace en la segunda lectura. “Sigan mi ejemplo y observen atentamente a los que siguen el ejemplo que yo les he dado”.

No se trata de jactancia personal, sino de una honesta declaración de la dedicación de San Pablo a Cristo y a la Iglesia. De su convicción y conciencia personal de haber sido elegido, privilegiado.

Abrám en la primera lectura, y Pedro, Santiago y Juan, en el Evangelio, fueron seleccionados de entre los otros para bendiciones especiales. Abrám recibió la promesa y la alianza de Dios; los discípulos vieron y oyeron cosas asombrosas.

Los otros podrían haberse preguntado ¿por qué ellos y yo no? Pero Abrám y los discípulos podrían a su vez preguntarse, ¿por qué yo y no algún otro? Las escrituras no nos ofrecen respuesta.

En La Salette, ¿por qué a Maximino, por qué a Melania? ¿Por qué no a personas más preparadas para semejante tarea? En nuestro ambiente saletense, ¿por qué tú, por qué nosotros?

Aquellos que realmente experimentan la presencia de Dios se transfiguran, a veces repentinamente, pero normalmente de manera gradual. Vemos esto en la vida de los santos. Quizá tú lo viste en personas que conoces. ¿Has pensado en aquella presencia, “¡qué bien que estamos aquí!?

¿Cómo fue que llegaron a este estado? Muy probablemente, sus transfiguraciones persona(es se entrelazaron con sus conversiones, pues respondieron al mandato del cielo, del que se hace eco en La Salette, “Este es mi Hijo, el Elegido; escúchenlo”.

Dios llevo afuera a Abrám para mostrarle las estrellas. Jesús tomó a Pedro, Santiago y Juan y subió a la montaña para orar y revelar su gloría antes de su viaje final a Jerusalén.

La Bella Señora, manifestada en luz, atrae a las personas primero hacia sí misma, pero las lleva finalmente hacia Jesús. Ella quiere transformar a los pobres pecadores en santos lavados y relucientes en la sangre del cordero.

Así como Abrám o los tres discípulos, ¿Qué promesas oiríamos nosotros, que cosas asombrosas veríamos? No todos nosotros nos transformaremos en modelos a imitar por los demás, pero algunos lo harían. ¿Por qué tu no?

Traducción: Hno. Moisés Rueda, M.S.

Un tiempo de prueba

(1er Domingo de Cuaresma: Deuteronomio 24:4-10; Romanos 10:8-13; Lucas 4:1-13)

La Cuaresma ya está aquí. Hemos tomado algunas resoluciones, quizá ir a Misa diariamente o decir algunas oraciones. Nos hemos impuesto a nosotros mismos ciertos sacrificios (ayunar de dispositivos electrónicos, por ejemplo) posiblemente en vistas de buscar el bien de los demás. En un sentido real, estamos poniéndonos a prueba a nosotros mismos.

Por este mismo hecho, nos estamos exponiendo a la tentación. Podríamos comenzar a cuestionarnos si estamos abarcando mucho, o sentirnos inclinados a hacer algunas excepciones, relajar nuestra disciplina, o redefinir la oración, el ayuno, el dar limosna.

La Cuaresma y La Salette combinan bien. Ambas nos invitan a la conversión y a poner ante nuestros ojos al Cristo Crucificado – sin mencionar el hecho de que la Bella Señora explícitamente mencionó la Cuaresma en su discurso.

En las Escrituras, “tentar” y “probar” se usan indistintamente. Así, al tentar a Jesús en el desierto, el diablo lo estaba poniendo a prueba.

Recordemos que los cuarenta días de Jesús en el desierto ocurren cuando “recién había sido bautizado”. Acababa de escuchar la voz del cielo, “Tú eres mi Hijo muy querido, en quien tengo puesta toda mi predilección“. Es por eso que el diablo comienza dos de las tentaciones diciendo, “Si tú eres Hijo de Dios”. No debemos pensar que Jesús no fue tentado realmente para comprobar aquello.

De manera similar, una experiencia de conversión es típicamente seguida de un tiempo de prueba. Muchos peregrinos en La Salette responden al llamado de María. El desafío para ellos tiene lugar cuando bajan de la montaña y retornan a los quehaceres de la vida diaria, especialmente si no reciben el apoyo de la gente que les rodea.

En la primera lectura, se describe un ritual que hace alusión a los cuarenta años durante los cuales los hebreos deambularon por el desierto luego de que Dios los había liberado de la esclavitud “con el poder de su mano y la fuerza de su brazo” Pusieron a prueba al Señor muchas veces. Hoy, Dios sigue ahí, esperando que nosotros lleguemos a creer con todo nuestro corazón, y pongamos nuestra fe y nuestra confianza en él.

Cada uno de nosotros encontramos nuestra propia manera de vivir la Cuaresma, pero no es una manera puramente personal. Necesitaremos de las oraciones de los demás, de los sacrificios, y de ayuda si queremos realmente peregrinar con Cristo en nuestros corazones y en nuestro espíritu. Animémonos los unos a los otros a rezar más, ayunar más, dar más, mientras nos atrevemos a decir, “No nos dejes caer en la tentación”.

Traducción: Hno. Moisés Rueda, M.S.

¿Qué hay en tu corazón?

(8vo Domingo Ordinario: Eclesiástico 27:4-7; 1 Corintios 15:54-58; Lucas 6:39-45)

Hay un anuncio de una tarjeta de crédito que concluye con la pregunta, “¿Qué hay en tu billetera?” El Eclesiástico, en la primera lectura de hoy, y Jesús en el Evangelio, ambos, en efecto, preguntan: “¿Qué hay en tu corazón?” y buscan la respuesta en nuestra manera de hablar.

El Eclesiástico compara la palabra hablada con el grano que se cierne, revelando cuanta sustancia, mucha o poca, hay en nuestra mente y corazón. En La Salette, María usa una imagen, incluso más poderosa. “Si tienen trigo, no deben sembrarlo. Todo lo que siembren se lo comerán los bichos y lo que salga se pulverizará cuando lo sacudan.”

Es, en primer lugar, una advertencia de la hambruna que se viene; pero también es un símbolo elocuente del estado de la fe de su pueblo, que se hizo añicos, arruinada por la indiferencia. ¡Qué terrible tragedia!

También el Evangelio nos recuerda nuestras faltas. Jesús dice, “¿Por qué miras la paja que hay en el ojo de tu hermano y no ves la viga que está en el tuyo?” Puede ser muy fácil criticar a los demás, como si nuestro comportamiento personal y nuestras opiniones fueran una normativa para los demás. Esta actitud, y quizás muchas otras, no son fáciles de superar.

Pero no todo está perdido. Si fuera así, la Bella Señora nunca hubiera venido.

San Pablo, al final del largo capítulo sobre la resurrección, exclama: “¿Dónde está, muerte, tu victoria? ¿Dónde está tu aguijón? ... ¡Demos gracias a Dios, que nos ha dado la victoria por nuestro Señor Jesucristo! Por eso, queridos hermanos, permanezcan firmes e inconmovibles, progresando constantemente en la obra del Señor, con la certidumbre de que los esfuerzos que realizan por Él no serán vanos”.

Sí, necesitamos ponernos manos a la obra, esforzarnos para vivir nuestra fe con integridad. Sin embargo, la victoria no la logramos nosotros. Está más allá de nuestras fuerzas – pero no de nuestro alcance. En La Salette María nos recuerda los medios puestos a nuestra disposición en la Iglesia y en nuestras vidas personales, dándonos la posibilidad de compartir el triunfo de Cristo sobre el pecado y la muerte.

La esperanza en la victoria es más que simplemente desearla. Se basa en las promesas como la del salmo de hoy: “Trasplantado en la Casa del Señor, florecerá en los atrios de nuestro Dios”. ¿Está esto en tu corazón?

Traducción: Hno. Moisés Rueda, M.S.

¡Todo un desafío!

(7mo Domingo Ordinario: 1 Samuel 26:2-23; 1 Corintios 15:45-49; Lucas 6:27-38)

En la Salette, María nos recuerda nuestras obligaciones a la hora de honrar el Nombre y el Día del Señor (La misa y el reposo), de respetar la disciplina cuaresmal, y de rezar. Estas están incluidas en su llamado a la sumisión.

Hay abundante material aquí para un examen de conciencia. Pero el Evangelio de hoy nos ayuda a entender que hacer lo que la Bella Señora nos pide es sólo el principio.

Jesús deja claro que espera mucho más de sus discípulos que la observancia de la Ley. Los mandamientos son el fundamento, no toda la estructura. Algunos de sus oyentes deben haber pensado que estaba yendo demasiado lejos al pedir una actitud pacífica, y hasta sumisa, ante los enemigos. En nuestros tiempos tampoco es fácil aceptar exigencias como estas.

¿Nuestra fe nos hace mejores personas? En la primera lectura encontramos un excelente modelo en David. Su fe en el Dios de Israel nunca se tambaleó. Así que, cuando tuvo la oportunidad de destruir a su enemigo mortal, el Rey Saúl, le mostró misericordia, en lugar de lastimar al ungido del Señor.

Esto es lo que el mundo necesita hoy. Es lo que el mundo siempre ha necesitado, y siempre necesitará. Nunca hubo ni nunca puede haber un exceso de caridad, aquel amor que Dios derrama en nuestros corazones. Nunca será perfecto ni pleno, porque, como dice San Pablo en la segunda lectura, llevamos la imagen terrena del hombre terrenal, Adán.

Sin embargo, no debemos desanimarnos. Nunca estamos por encima del poder perdonador de Dios. Podemos, por la gracia de Dios, llevar la imagen del hombre celestial, Jesucristo.

Al mismo tiempo, no debemos ser autocomplacientes, como si nuestros pensamientos y palabras y acciones no le importaran realmente a Dios. El Señor sabe lo que pensamos, lo que decimos y hacemos, pero también conoce nuestros corazones. Por ejemplo, cuando cumplimos el mandato de Jesús, “Dale a todo el que te pida”, ¿es pura nuestra motivación?

¡He aquí el desafío de ser fieles y tener una fe viva! De todo corazón, oremos con las palabras de la oración inicial de hoy: “Concédenos que llevemos a la práctica en palabras y obras cuanto es de tu agrado”.

Traducción: Hno. Moisés Rueda, M.S.

Como un árbol

(6to Domingo Ordinario: Jeremías 17:5-8; 1 Corintios 15:12-20; Lucas 6:17, 20-26)

Dos veces encontramos hoy la imagen del árbol frutal plantado cerca de la fuente de agua. Jeremías usa esta imagen para describir a aquellos que confían en el Señor; el Salmo la aplica a aquellos que se deleitan meditando en la ley del Señor. Ambas pintan una imagen dolorosa de aquellos que ponen su confianza y deleite en otras cosas.

A primera vista, Jesús parece utilizar el mismo lenguaje, pero es claro que el “¡Ay de ustedes!” es muy distinto a una maldición. Es una advertencia. Encontramos una preocupación similar algunas veces en el contexto de La Salette. Lo que algunas personas leen como amenazas de María, se entienden mejor como advertencias.

La figura del árbol puede ser aplicada a todas las lecturas del hoy, y también a La Salette. El punto de las bienaventuranzas y los ¡ay de ustedes! de Jesús, y las promesa y advertencias de María, es el de invitarnos a poner nuestra confianza en Dios y no en nosotros mismo.

Incluso la segunda lectura, en la cual San Pablo insiste en la verdad de la resurrección del cuerpo, se conecta con el mismo tema. Como griegos, los corintios se sentían orgullosos de su filosofía, la cual no tenía el concepto de la vida corporal después de la muerte. Pablo expresa una especie de “ay de ustedes”, “Si Cristo no resucitó, la fe de ustedes es inútil y sus pecados no han sido perdonados”.

Volviendo a la idea del árbol plantado cerca del agua, hay que recordar que el agua es un símbolo significativo en La Salette. María vino a ayudar a que su pueblo tenga profundas raíces y hojas verdes que no se desvanecen y dé frutos abundantes.

Además del arroyo real y físico, la Bella Señora nos hace recordar de otro arroyo que es siempre una fuente de vida. “¿Hacen ustedes bien la oración, hijos míos?... Deben hacerla bien, por la noche y la mañana”. Si ella hubiera pensado en el Salmo 1, podría haber preguntado, “¿Se complacen en la ley del Señor?... deben meditar en su ley de día y de noche”.

Como ustedes saben, las plantas no solamente necesitan agua, sino también luz. La oración puede compararse con la fotosíntesis, al permitirnos recibir la luz de Cristo, la que, con el agua, obrará para que podamos fortalecernos en nuestra fe y vivir en permanente esperanza.

Las tormentas son inevitables, y los días oscuros y difíciles también, pero tendremos abundante bendición si permanecemos unidos al Señor Resucitado y a su Santísima Madre.

Traducción: Hno. Moisés Rueda, M.S.

Mar adentro

(5to Domingo Ordinario: Isaías6:1-8; 1 Corintios 15:1-11; Lucas 5:1-11)

Hay muchas similitudes entre las tres lecturas de hoy. Por ejemplo, un encuentro extraordinario con el Señor provocó que tanto Isaías como Pablo y Simón se hicieran profundamente conscientes de su condición de pecadores. Esto podría ser también parte de nuestra propia experiencia de vida.

Otra comparación es menos obvia, pero igualmente importante. Jesús le dice a Simón, “Navega mar adentro, y echen las redes” y, algunos versículos más adelante, “No temas, de ahora en adelante serás pescador de hombres” Tanto Isaías como Pablo fueron admitidos en las profundidades del misterio de Dios, y les fue dada una misión.

En La Salette, la imagen es una vez más, diferente, pero la realidad es la misma. Nos sentimos atraídos, hacia lo alto de la montaña, pero allá, junto a Melania y Maximino, se nos da una misión, la de hacer conocer un mensaje importante por medio de nuestras palabras y con nuestro propio ejemplo de vida.

Isaías se sintió especialmente perturbado, pero recibió un signo del perdón de Dios cuando la brasa encendida tocó sus labios. María identificó algunos de los signos por medio de los cuales su pueblo estaba ofendiendo al Señor; y nos hizo recordar la importancia de poner en práctica nuestra fe católica, especialmente en la Eucaristía instituida por Jesús “para el perdón de los pecados”. Acuérdate de esto la próxima vez que la hostia consagrada se pose en tus labios.

La Iglesia también provee el signo de la absolución en el sacramento de la Reconciliación, que cada sacerdote saletense atesora en su corazón. ¡Cuántas hermosas historias podríamos contar!

Volvemos de nuevo a las tres “palabras saletenses” claves: la reconciliación (reconocer y aceptar que no somos dignos); la conversión (volver a Dios y aceptar su perdón); y el hacer conocer el mensaje (evangelizar).

En el caso de Simón, esto comenzó cuando dejó que Jesús usara su barca como tarima desde la cual enseñar a la multitud. Poco sabía Simón a dónde le conduciría este simple acto de generosidad.

El claro mensaje que la Bella Señora proclamó en La Salette es algo que el mundo todavía necesita urgentemente. Si en nuestros corazones y por medio de nuestras acciones dejamos que Jesús entre en la humilde barca de nuestras vidas y vaya cada vez más desde lo profundo tomando el mando, ¿Quién sabe cuánto bien pudiéramos hacer?

Traducción: Hno. Moisés Rueda, M.S.

Pág. 3 de 24
Go to top