P. René Butler MS - Cristo Rey - La Elección
La Elección (Cristo Rey: 2 Samuel 5:1-3; Colosenses 1:12-20; Lucas 23:35-43) La mayoría de las Iglesias Católicas no cuentan con una estatua u otra imagen de Jesús sentado en un trono como Rey del Universo. Todas, sin embargo, tienen un... Czytaj więcej
P. René Butler MS - 33er Domingo Ordinario -...
Temor sin miedo (33er Domingo Ordinario: Malaquías 3:19-20; 2 Tesalonicenses 3:7-12; Lucas 21:5-19) Tanto el Profeta Malaquías como Jesús profetizan un tiempo de conflictos. En la primera lectura, “Llega el Día, abrasador como un... Czytaj więcej
prev
next

Santuários mais visitados

Items filtered by date: julho 2022

Reuniendo los corazones

(21er Domingo Ordinario: Isaías 66:18-21; Hebreos 12:5-13; Lucas 12:22-30)

En semanas recientes hemos reflexionado sobre algunas lecturas desafiantes, y hoy no parece ser la excepción. Hebreos nos habla de aceptar las pruebas como una forma de disciplina. En el evangelio, Jesús nos dice que hay que entrar por la puerta angosta.

Afortunadamente, esto no refleja todo el cuadro. La disciplina “produce frutos de paz y de justicia”, y Jesús concluye, “Vendrán muchos de Oriente y de Occidente, del Norte y del Sur, a ocupar su lugar en el banquete del Reino de Dios”.

La primera lectura refleja un punto de vista más optimista. Dios declara. “Yo mismo vendré a reunir a todas las naciones y a todas las lenguas, y ellas vendrán y verán mi gloria”.

Esto nos trae a la memoria un himno norteamericano compuesto hace 40 años atrás. Su título es Here in this Place(Aquí en este Lugar), pero también conocido comúnmente como “Gather us in” {Reúnanos), por una frase recurrente en el texto. (Discúlpennos por usar una fuente desconocida para muchos. Esperamos que esto les recuerde a nuestros lectores de la edición en español, francés o polaco, de himnos parecidos en su propio idioma.)

“Reúnanos, los perdidos y los olvidados/ Reúnanos, los ciegos y los cojos”. Podemos sentir el peso de nuestros pecados, como el famoso fantasma de Marley en Un Cuento de Navidad de Charles Dickens, que arrastraba detrás de sí unas pesadas cadenas forjadas en avaricia egoísta.

Aun así, esperamos ser admitidos en la gran asamblea. Las próximas dos líneas dicen: “Llámanos ahora y nos despertaremos/ nos erguiremos al escuchar el sonar de nuestro nombre”.

La primera peregrina en La Salette fue la Santísima Virgen. Ella llamó a dos niños para acercársele. Eso fue el comienzo. Desde entonces, muchos cientos de miles han remontado los senderos de la montaña o conducido un coche por las empinadas y sinuosas rutas con el fin de llegar al lugar donde ella puso sus pies, y escuchar sus palabras en el mismo lugar donde ella las pronunció.

Aquí las palabras de la segunda lectura adquieren una resonancia nueva: “Que recobren su vigor las manos que desfallecen y las rodillas que flaquean. Y ustedes, avancen por un camino llano, para que el rengo no caiga, sino que se sane”.

La primera línea del himno que hemos citado es: “Aquí en este lugar una nueva luz se derrama”. ¿Cómo no podríamos pensar en la luz que emana del crucifijo de la Bella Señora? Los Laicos, los Misioneros, y las Hermanas Saletenses en todo el mundo pueden reflejar aquella luz, así otros se reunirán alrededor.

Traducción: Hno. Moisés Rueda, M.S.

Published in MISSAO (POR)

Una fe radical

(20mo Domingo Ordinario: Jeremías 38:4-10; Hebreos 12:1-4; Lucas 12:49-53)

Jeremías, comprometido con su ministerio profético, se les caía profundamente mal a los líderes. Sus enemigos, en la primera lectura, lo acusaban de desmoralizar al pueblo.

El mensaje de La Salette tiene un fuerte carácter profético. No es de sorprenderse, entonces, que La Salette sea menos conocida, menos popular que otras apariciones.

Jesús encontró oposición en muchos frentes. Uno de sus Apóstoles lo traicionó. En el Evangelio de hoy les dice a sus discípulos que esperaran lo mismo, aun de parte de sus propias familias.

La segunda lectura no minimiza la lucha que enfrentamos. El último versículo llega hasta a plantear la posibilidad de derramamiento de sangre. Pero se nos recuerda que Jesús “sufrió semejante hostilidad por parte de los pecadores, y así no se dejarán abatir por el desaliento”, y nos exhorta a que “Corramos resueltamente al combate que se nos presenta. Fijemos la mirada en Jesús”.

No se nos espera disfrutar del conflicto. De hecho, en muchas situaciones sociales se considera de mal gusto ponerse a discutir sobre política o religión; es desagradable, demasiado divisivo; causa muchas rencillas, demasiadas sensibilidades heridas.

Nos duele, como pueblo dedicado a la causa de la reconciliación, ver tanta disensión. Puede ser tan perturbador que nos sintamos tentados a mirar hacia otro lado. Pero entonces no seríamos fieles a nuestra vocación.

Cada vez que escuchamos las palabras de Jesús, “¿Piensan ustedes que he venido a traer la paz a la tierra? No, les digo que he venido a traer la división”, nos sentimos choqueados. Después de todo, en cada Misa escuchamos otro de sus dichos, el del Evangelio de Juan 14:27: “La paz les dejo, mi paz les doy”. ¿Pueden ser verdaderos estos dos dichos? Sí. Los conflictos externos no excluyen la paz interior.

Necesitamos justamente entender y aceptar cuán radical es creer en Dios y buscar cumplir su voluntad. ¿Tenemos una fe ferviente? ¿Ardemos de amor por Dios? ¿Poseemos aquel que es el más precioso de los dones del Espíritu Santo – un apropiado temor del Señor?

No debemos ser tibios en nuestra fe. Tampoco tener una actitud beligerante. Sino, imitar a la Bella Señora en su manera tierna de llegar a los niños, “Acérquense, no tengan miedo”, así, como ella, nosotros podemos ofrecer al mundo la paz de Cristo.Traducción: Hno. Moisés Rueda, M.S.

Traducción: Hno. Moisés Rueda, M.S.

Published in MISSAO (POR)

¿Preparados para la peregrinación?

(19no Domingo Ordinario: Sabiduría 18:6-9; Hebreos 11:1-2, 8-19; Lucas 12:32-48)

Hermanos y hermanas, ¿estamos preparados?

¿Alguna vez has planificado salir de casa a una hora determinada para ir a un acontecimiento especial, sólo para toparte con retrasos de último minuto? Esto puede deberse a causas imprevistas o a nuestra propia procrastinación.

Como se indica en la primera lectura de hoy, los hebreos en Egipto sabían que su liberación estaba cerca cuando celebraban la primera comida de Pascua. En Éxodo 12, se les instruyó comer de prisa, con el bastón en la mano, sandalias en sus pies, y vestidos para viajar. Ellos tenían que estar listos para partir al momento del aviso. Estaban por convertirse en un pueblo peregrino. Su esperanza estaba puesta en Dios.

La Bella Señora de La Salette vino a renovar la esperanza de su pueblo que vivía tiempos de desesperación. Ella no dijo simplemente: “Todo va a estar bien”. Más bien, su mensaje es el del Salmo de hoy: “Los ojos del Señor están fijos sobre sus fieles, sobre los que esperan en su misericordia, para librar sus vidas de la muerte y sustentarlos en el tiempo de indigencia”.

En el Evangelio Jesús les dice a sus discípulos, “Estén preparados, ceñidos y con las lámparas encendidas. Sean como los hombres que esperan el regreso de su señor, que fue a una boda, para abrirle apenas llegue y llame a la puerta”. No se trata de la segunda venida de Cristo, sino de nuestra disponibilidad para responder a su llamado.

Este mismo espíritu aparece en nuestra segunda lectura. La fe de Abraham es presentada como modelo. En La Salette, María vino para hacer revivir la fe de su pueblo.

Al comienzo del Evangelio de hoy, Jesús instruye a sus discípulos: “Vendan sus bienes y denlos como limosna... Porque allí donde tengan su tesoro, tendrán también su corazón”. Él está hablando de caridad. El término tiene dos significados. En el uso común, significa bondad, especialmente con el pobre. En lenguaje teológico, sin embargo, se refiere al amor divino, la más grande de todas las virtudes, derramado en nuestros corazones por Dios. Es nuestro tesoro inagotable.

María no habló de caridad en su Aparición. Más bien, ella manifestó su amor divino por medio de sus palabras, en sus lágrimas, en su ternura hacia los niños.

Nosotros podemos unir nuestros esfuerzos a los de ella. Por ejemplo, cuando rezamos el Rosario, podemos poner en una de las intenciones el aumento de fe, esperanza y caridad, primero en nosotros mismos, y en todos aquellos con quienes caminamos en nuestra senda como peregrinos.

Traducción: Hno. Moisés Rueda, M.S.

Published in MISSAO (POR)
domingo, 10 julho 2022 07:24

Rosário - Julho 2022

Published in LEIGOS SALETINOS (POR)

Lo que le importa a Dios

(18vo Domingo Ordinario: Eclesiastés 1:2, 2:21-23; Colosenses. 3:1-11; Lucas 12:13-21)

Eclesiastés, de donde sale la primera lectura, hace una famosa declaración, “¡Vanidad, pura vanidad!” En hebreo este modo de expresión se usa como superlativo, como en Santo de los Santos, y Rey de Reyes.

El texto prosigue, “¡Nada más que vanidad!” El autor insiste en ese pensamiento. Jesús en el Evangelio dice en su parábola más o menos lo mismo, “Insensato, esta misma noche vas a morir. ¿Y para quién será lo que has amontonado?

De manera limitada, más específica, María en La Salette señala dos veces la futilidad de los esfuerzos humanos: “Nunca podrán recompensarme por el trabajo que he emprendido en favor de ustedes”, y “Si tienen trigo, no deben sembrarlo”.

Pablo les escribe a los cristianos de Colosas, que parecen estar lidiando con sus propias vanidades. “Hagan morir en sus miembros todo lo que es terrenal: la lujuria, la impureza, la pasión desordenada, los malos deseos y también la avaricia, que es una forma de idolatría. Tampoco se engañen los unos a los otros”.

El hace un llamado a una continua conversión: “Tengan el pensamiento puesto en las cosas celestiales y no en las de la tierra”. Aquí hay un paralelo con la conclusión del Evangelio de hoy, en que Jesús nos advierte de no ser como aquel “que acumula riquezas para sí, y no es rico a los ojos de Dios”.

Reflexionando sobre todo esto, uno podría sentirse desanimado. ¿Acaso no tenemos el derecho de trabajar en vistas de mejorar nuestra situación? ¿Es que todo lo que hacemos sea carente de sentido?

Eso no puede ser. En otra carta, de hecho, Pablo les recuerda a los Tesalonicenses: “Les impusimos esta regla: el que no quiera trabajar, que no coma”.

Por lo tanto, no estamos insinuando que uno no deba trabajar. Pero tenemos la responsabilidad de ser administradores prudentes, orientando y reorientando apropiadamente nuestras labores, nuestras vidas hacia aquel que nos ha creado y llamado a su servicio.

Recordemos aquí el precepto de la Bella Señora de rezar bien. En la mañana podemos ofrecerle a Dios nuestro trabajo del día, y en la noche dar gracias por todo lo que hemos podido realizar, y durante el día, decir una oración antes de comenzar cualquier cosa. Todo es vanidad si no lo hacemos para la gloria de Dios.

Traducción: Hno. Moisés Rueda, M.S.

Published in MISSAO (POR)

Oración poderosa

(17mo Domingo Ordinario: Génesis 18:20-32; Colosenses 2:12-14; Lucas 11:1-13)

Hoy, la oración es el tema principal de la primera lectura y del Evangelio. También el Salmo, que siempre es una oración en sí mismo, reconoce, “¡Me escuchaste, Señor, cuando te invoqué!”

Cuando decimos que Dios responde a las oraciones, nosotros normalmente queremos decir que él nos concede lo que le pedimos, según la promesa de Jesús. Pero la parábola en el Evangelio muestra que puede que debamos pedir repetidamente. Abraham, en la primera lectura, entendió esto. Él siguió girando en torno al mismo tema. En La Salette, María dijo, “Si quiero que mi Hijo no los abandone, tengo que encargarme de rezarle sin cesar”.

Dios le habla a Abraham del “clamor contra Sodoma y Gomorra”. Hay un eco aquí de Génesis 4:10, cuando Jesús le dice a Caín: “¡La sangre de tu hermano grita hacia mí desde el suelo!” Dios no puede ignorar la gravedad del pecado. Ha llegado la hora de actuar.

Cuando la Bella Señora habla del brazo pesado de su Hijo, se refiere a un clamor similar. Una situación que amerita una respuesta urgente.

¿Cuál es el clamor de hoy? ¿Qué es lo que debería constituir el eje de nuestra oración? ¿Dónde estamos llamados a hacer realidad nuestro carisma?

Abraham esperaba que su oración fuera escuchada porque tenía una relación especial con Dios. Aún más, la Santísima Virgen, como la “Reina Madre”, podía contar con una escucha favorable de parte de su Hijo. Pero ella también necesitaba una respuesta de parte de su pueblo: sumisión, conversión, confianza.

Jesús nos anima a rezar con confianza. Esto no significa que seamos merecedores de todo lo que le pedimos al Señor. Dios, a quien Jesús compara con un padre amoroso, sabe lo que es mejor para nosotros.

Dicho eso, Dios toma la iniciativa, como San Pablo escribe: “Ustedes estaban muertos a causa de sus pecados y de la incircuncisión de su carne, pero Cristo los hizo revivir con Él, perdonando todas nuestras faltas. Él canceló el acta de condenación que nos era contraria”.

De hecho, por medio de las pruebas de la vida, Dios puede estar llevándonos por la senda de la oración, sea que nos demos inmediatamente cuenta de ello o no, y puede que así él se comunique con nosotros y nos dirija en el proyecto que nos tiene preparado. Por lo tanto, seamos insistentes en la oración y en vivir a pleno nuestra vida de fe.

Traducción: Hno. Moisés Rueda, M.S.

Published in MISSAO (POR)
Sign in with Google+ Subscribe on YouTube Subscribe to RSS Upload to Flickr

Login >>> ELENCHUS

Go to top