P. René Butler MS - Cristo Rey - La Elección
La Elección (Cristo Rey: 2 Samuel 5:1-3; Colosenses 1:12-20; Lucas 23:35-43) La mayoría de las Iglesias Católicas no cuentan con una estatua u otra imagen de Jesús sentado en un trono como Rey del Universo. Todas, sin embargo, tienen un... Czytaj więcej
P. René Butler MS - 33er Domingo Ordinario -...
Temor sin miedo (33er Domingo Ordinario: Malaquías 3:19-20; 2 Tesalonicenses 3:7-12; Lucas 21:5-19) Tanto el Profeta Malaquías como Jesús profetizan un tiempo de conflictos. En la primera lectura, “Llega el Día, abrasador como un... Czytaj więcej
prev
next

Santuários mais visitados

Items filtered by date: março 2022

Él debía resucitar

(Pascua: Hechos 10:34-43; Colosenses 3:1-4; Juan 20:1-9)

Al final del Evangelio de hoy, Juan hace una clara declaración, “Todavía no habían comprendido que, según la Escritura, él debía resucitar de entre los muertos”. De hecho, como las lecturas durante el tiempo de Pascua lo van a demostrar, la mayoría de los discípulos no creyeron que Jesús había resucitado hasta que se reveló a sí mismo.

Pongámonos en el lugar de Pedro frente a la tumba vacía. ¿Qué hacer con lo que vemos? Aquí nada tiene sentido. Por ejemplo, si el cuerpo de Jesús hubiese sido robado, ¿por qué el ladrón doblaría los lienzos fúnebres?

Situémonos en sintonía con Pedro tal como se muestra en la primera lectura. Por entonces en los Hechos de los Apóstoles, Pedro ya andaba proclamando audazmente a Cristo resucitado ante el pueblo judío, y muchos creyeron. Pero aquí él está predicándole a un romano devoto y temeroso de Dios, junto a su familia y amigos. Ahora Pedro es un testigo, no de un vacío recinto de muerte, sino de la plenitud de la vida, para todos.

San Pablo, escribiendo a los colosenses, les recuerda que,“Ya que ustedes han resucitado con Cristo, busquen los bienes del cielo donde Cristo está sentado a la derecha de Dios. Tengan el pensamiento puesto en las cosas celestiales y no en las de la tierra”. Como testigo, él ciertamente ponía en práctica lo que predicaba.

En La Salette, la Bella Señora convirtió a Maximino y a Melania en testigos. Nosotros andamos en sus huellas, llevándoles a las personas el recuerdo del poder transformador del crucificado y resucitado, Jesús. Lo que Pedro dice de sí mismo y de sus compañeros se aplica también a nosotros: ““Nos envió a predicar al pueblo, y a atestiguar que él fue constituido por Dios Juez de vivos y muertos. Todos los profetas dan testimonio de él, declarando que los que creen en él reciben el perdón de los pecados, en virtud de su Nombre”.

Juan escribe que Jesús debía resucitar. Esto va más allá del anuncio de un acontecimiento histórico. Porque sin la resurrección de Cristo no hay victoria sobre la muerte. No hay victoria sobre el pecado. No hay salvación. No hay restauración de la relación de alianza con Dios.

Si los medios sociales modernos hubieran existido en tiempos del Evangelio de hoy, ¡imagina las teorías que andarían circulando en torno a la tumba vacía! Si la fe ferviente de Pedro y los demás existiera hoy, ¡imagina qué clase de profetas podríamos llegar a ser en estos tiempos que vivimos!

Traducción: Hno. Moisés Rueda, M.S.

Published in MISSAO (POR)
quinta-feira, 24 março 2022 20:11

Rosário - Março 2022

Published in LEIGOS SALETINOS (POR)

Lo que el Señor necesita

(Domingo de Ramos: Lucas 19:28-40; Isaías 50:4-7; Filipenses 2:6-11; Lucas 22:14 a 23-56)

Siguiendo las instrucciones de Jesús, sus discípulos, cuando les preguntaron por qué estaban llevándose al asno, respondieron, “El Señor lo necesita”.

¿Qué es lo que el Señor necesita de nosotros? En primer lugar y, ante todo, a nosotros mismos.

Cuando Nuestra Señora de La Salette les dijo a Maximino y a Melania, “Háganlo conocer” ¿acaso no les decía “El Señor los necesita”? Ellos, y nadie más, fueron elegidos para ser los primeros en anunciar el mensaje saletense de conversión y reconciliación.

¿Qué recurso, don, o talentos necesita de nosotros el Señor? Para cada uno será distinto, pero hay mucho que tenemos en común. Por ejemplo, todos recibimos el Cuerpo de Cristo en la Eucaristía. ¿Cómo entonces lo llevamos a nuestro mundo personal de familia, amistades, comunidad o cuando es posible, más allá?

Algunos de los Fariseos pensaron que la multitud que aclamaba a Jesús ya estaba sobrepasando los límites. El respondió, “¡Si ellos callan, gritarán las piedras!” Encontramos en La Salette una similar predicción extravagante: “Las piedras y las rocas se transformarán en montones de trigo”, proclamando, por así decirlo, la misericordia de Dios por aquellos que vuelven a él.

No hay tiempo para quedarse callado. El Señor necesita de nuestra voz, y nos dará a cada uno nuestra propia “lengua de discípulo” (primera lectura), para profesar la gloria de Dios y hacer nuestras las palabras del Salmo de hoy: “Yo anunciaré tu Nombre a mis hermanos, te alabaré en medio de la asamblea”.

Para muchos de nosotros, esto no será fácil, especialmente si vivimos en una sociedad que es indiferente y hasta hostil a nuestra fe.

En este contexto pongamos en consideración lo que Jesús le dijo a Pedro. “Simón, Simón, mira que Satanás ha pedido poder para zarandearlos como el trigo, pero yo he rogado por ti, para que no te falte la fe. Y tú, después que hayas vuelto, confirma a tus hermanos”.

Sabemos que el coraje de Pedro falló en un momento crítico, pero no su fe. Sin poner excusas a su cobardía, regresó y en los Hechos de los Apóstoles proclamó con intrepidez las Buenas Nuevas y guió los primeros pasos de la Iglesia. El Señor lo seguía necesitando, como sigue necesitando de nosotros – ¡que glorioso y humilde pensamiento! – para fortalecer en la fe a nuestros hermanos y hermanas.

Traducción: Hno. Moisés Rueda, M.S.

Published in MISSAO (POR)

¿No se dan cuenta?

(5to Domingo de Cuaresma: Isaías 43:16-21; Filipenses 3:8-14; Juan 8:1-11)

La mujer en el Evangelio de hoy era culpable. La ley la condenaba a muerte. Cualquier muestra de arrepentimiento no le serviría de nada.

EL pueblo judío, al que Isaías le habla en la primera lectura, se encontraba en el exilio a causa de sus muchos pecados. ¡Si tan sólo hubieran sido capaces de recordar su deuda con Dios por haber liberado a sus ancestros de la esclavitud y haberlos hecho atravesar el Mar Rojo!

Pablo se dio cuenta demasiado tarde “del inapreciable conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor”. Nunca pudo deshacer el daño que había causado al perseguir a la Iglesia.

Muchos cristianos en 1846 se habían olvidado de la historia de su salvación. El Hijo de Dios, por amor al mundo, se entregó a sí mismo a la muerte. Pero igualmente algunos invocaban su nombre solamente cuando maldecían las papas podridas y el azote del hambre que amenazaba.

Hacía falta una Bella Señora que los llevara de regreso a una vida de fe. Sí, sus palabras eran reproches, pero ella no vino a condenar a su pueblo. Una alternativa al castigo estaba disponible.

Pablo debió sufrir mucho por la causa de Cristo. Aquello no era un castigo. El halló plenitud en “participar de sus sufrimientos, hasta hacerme semejante a él en la muerte”.

Isaías le dio seguridad a su pueblo al decirles que una señal aun mayor que la del paso del Mar Rojo le aguardaba, y más pronto de lo que pensaban. “Ya está germinando, ¿no se dan cuenta?”

Bastante más destacable es el resultado en el caso de la mujer en el Evangelio. No solamente era algo inesperado, ¡era imposible! Jesús está diciendo, en efecto, “Yo estoy haciendo algo nuevo, algo nunca antes visto, algo revolucionario. ¿Pueden percibir esto?”

La Salette nos ayuda a ver esta gran maravilla, no solamente para aplicarla a nosotros mismo mientras nos esforzamos por vivir vidas reconciliadas, sino también para adoptarla como una metodología al interactuar con el mundo moderno.

Isaías, Pablo, María y especialmente Jesús nos invitan a tener un corazón bien dispuesto a la conversión. No pospongamos aquel momento en que escucharemos aquellas dulces palabras, “Yo tampoco te condeno”.

Traducción: Hno. Moisés Rueda, M.S.

Published in MISSAO (POR)

Resplandecientes

(4to Domingo de Cuaresma: Josué 5:9-12; 2 Corintios 5:17-21; Lucas 15:1-3, 11-32)

“Miren hacia él y quedarán resplandecientes”. Estas palabras en el Salmo de hoy se refieren al Señor, pero podemos aplicarlas al hijo pródigo. Al ver a su padre, se vio revestido con los más finos atuendos, un anillo en su dedo, sandalias en sus pies.

En pleno tiempo penitencial de Cuaresma, la Iglesia nos da el Domingo del Laetare (alégrate). Además de las referencias específicas a la alegría en el Salmo y en el Evangelio, las lecturas están llenas de razones para celebrar.

En la primera lectura, Dios le dice a su pueblo, “Hoy he quitado de encima de ustedes el oprobio de Egipto”. Han atravesado el Jordán y ahora celebrarán su primera Pascua en la tierra prometida. Por fin son un pueblo verdaderamente libre.

San Pablo habla de la reconciliación con entusiasmo, la cual es obra de Dios, y que estamos llamados a aceptar. En nuestras relaciones interpersonales con otros, sabemos cómo es la reconciliación, cuando el ofensor y el ofendido son capaces de mirarse con felicidad y reconocer la “nueva creación” del amor restaurado.

Más jubilosa todavía es la reconciliación a la cual la Bella Señora de La Salette nos invita. Al confiar su mensaje a Melania y Maximino ya nosotros, ella nos convirtió en embajadores de Cristo. Podemos proclamar ante todos que Dios, “no teniendo en cuenta los pecados de los hombres”, les ofrece la oportunidad de volver a él humildemente y a estar en una correcta relación con él.

¿Acaso no se trata de eso el relato del hijo pródigo? “Cuando todavía estaba lejos, su padre lo vio y se conmovió profundamente, corrió a su encuentro, lo abrazó y lo besó”.

Podríamos detenernos aquí, y esta reflexión estaría ya completa. Pero permítanme usar el espacio sobrante para un par de pensamientos adicionales.

Regocijémonos porque, en la Vigilia Pascual, miles llegarán a ser una nueva creación por medio de las aguas del bautismo y de la unción con el aceite sacro de la confirmación y por el derramamiento de los dones del Espíritu Santo.

Procedamos como dice el padre, “Que haya fiesta y alegría”por cada alma que se salva, por cada pecador (nosotros incluidos) que se reconcilia con Dios, porque aquel “estaba muerto y ha vuelto a la vida, estaba perdido y ha sido encontrado”.

Traducción: Hno. Moisés Rueda, M.S.

Published in MISSAO (POR)

Un Dios, un pueblo

(3er Domingo de Cuaresma: Éxodo 3:1-15; 1 Corintios 10:1-12; Lucas 13:1-9)

La parábola de la higuera de hoy se encuentra solamente en el Evangelio de Lucas. Sin embargo, no nos equivocaremos si le encontramos un paralelo con La Salette. Como el hortelano tratando de salvar el árbol, la Bella Señora se presenta a sí misma como la que reza sin cesar por su pueblo.

En la primera lectura, Dios dice: “Yo he visto la opresión de mi pueblo, que está en Egipto, y he oído los gritos de dolor, provocados por sus capataces. Sí, conozco muy bien sus sufrimientos. Por eso he bajado a librarlo”. María fue testigo del pecado de su pueblo – en particular de los gritos y de las quejas mezclados con el nombre de su Hijo – sino también de su sufrimiento. Ella bajó para traer el remedio para ambos casos.

San Pablo escribe acerca de “nuestros padres” en camino hacia la tierra prometida. Concluye: “Muy pocos de ellos fueron agradables a Dios, porque sus cuerpos quedaron tendidos en el desierto. Todo esto aconteció simbólicamente para ejemplo nuestro, a fin de que no nos dejemos arrastrar por los malos deseos, como lo hicieron nuestros padres. No nos rebelemos contra Dios, como algunos de ellos”.

Por aquel entonces, pocos o ninguno de los cristianos creyentes de Corinto tenían ascendencia judía, y lo mismo es cierto en nuestro caso. Pero nuestra herencia cristiana incluye el Antiguo Testamento, y en otros lugares Pablo dice claramente que nosotros somos hijos de Abraham.

Por lo tanto, nosotros somos el único pueblo escogido del único Dios verdadero, cuyo nombre infinitamente misterioso es “YO SOY”. ¿Qué clamor nuestro él escucha hoy? ¿Andamos quejándonos, o nos volvemos hacia el Señor en oración? ¿Aprovechamos bien del alimento espiritual y de la bebida espiritual que él nos ha dado?

Las buenas noticias vuelan, se dice. Puede que sea cierto, pero las malas noticias atraen más la atención. El Evangelio de hoy menciona dos acontecimientos trágicos. La respuesta de Jesús es, “Si ustedes no se convierten, todos acabarán de la misma manera”.

Aquel dicho puede parecer insensible, pero refleja la urgencia de la misión de Jesús. Así, también en La Salette, María comenzó su discurso con las palabras, “Si mi pueblo no quiere someterse”. Ella debía causar un impacto.

Sin embargo, en ambos casos, queda un amplio margen para la esperanza. Entonces, vayamos de nuevo al Señor con la oración inicial de la Misa de hoy: “Levanta con tu misericordia a los que nos sentimos abatidos por nuestra conciencia”.

Traducción: Hno. Moisés Rueda, M.S.

Published in MISSAO (POR)
Sign in with Google+ Subscribe on YouTube Subscribe to RSS Upload to Flickr

Login >>> ELENCHUS

Go to top